?

Todos los ingresos de Seguin Gardens & Gifts se destinan a ayudar a las personas a vivir 'Vida sin límites para personas con discapacidades''

Buscar

Buscar

6 pasos para un jardín orgánico

de nuestros amigos de Botanical Interests Seedss


Uno de los mayores beneficios de tener un jardín es controlar cómo se cultivan los alimentos. El cultivo orgánico garantiza que sus alimentos estén libres de pesticidas comerciales, contaminantes que pueden transferirse al suelo, el agua y la atmósfera. Comenzar un jardín orgánico es la manera perfecta de proporcionar alimentos limpios y saludables a su familia y ayudar a proteger la tierra.

1. Planta correcta en el lugar correcto. No luche contra su sitio, más bien, acepte sus niveles de luz solar, clima y tipo de suelo eligiendo variedades que prosperarán naturalmente en las condiciones de sus jardines, reduciendo la necesidad de exceso de agua o enmiendas.

2. Conozca su suelo. Envíe una prueba de suelo para su análisis. Al comprender el sitio único de su jardín, puede saber exactamente qué enmiendas se necesitan, reduciendo y posiblemente eliminando plagas, enfermedades y contaminación, que pueden ser causadas por la fertilización excesiva. Mejorar el suelo al alcanzar el 56 % ideal de materia orgánica también ayuda a conservar el agua y evitar la escorrentía..

3. Riegue sabiamente. Conserve agua regando profundamente y con menos frecuencia, alentando a las plantas a construir raíces profundas que extraen agua. Asegúrese de regar con la cantidad justa; el riego insuficiente o excesivo puede causar estrés en las plantas, lo que actúa como una invitación abierta a plagas y enfermedades. Para retardar la evaporación del agua de su suelo, riegue por la tarde/mañana y/o cubra con mantillo para aislar y proteger el suelo. También puede mejorar la capacidad de su suelo para retener agua agregando material orgánico (vea el compost a continuación).

4. La prevención es clave para un jardín saludable. Rote las plantas de las mismas familias (por ejemplo, brasicáceas) anualmente, para que no se cultiven en el mismo espacio durante al menos tres años. La rotación reduce el potencial de enfermedades y el agotamiento de los mismos nutrientes año tras año. También puede diversificar su área de siembra para que no sea todo un solo cultivo. Tener diferentes cultivos mezclados confunde a las plagas y parece menos un buffet de todo lo que puedas comer para ellas. Busque plagas, enfermedades y depredadores naturales semanalmente para que pueda identificar los problemas temprano y decidir si es necesario tomar alguna medida.

Si encuentra un problema, primero elija controles físicos (p. ej., cobertura de filas, eliminación de plantas o cultivos trampa) o controles biológicos (p. ej., invitar a insectos benéficos o pájaros que se alimentan de insectos). Invite a los insectos benéficos al jardín sembrando variedades de flores que les atraigan (p. ej., borraja, alyssum y eneldo). De esta manera, cuando lleguen las plagas, ya tienes un ejército residente hambriento "esperando en las alas". Use pesticidas orgánicos (por ejemplo, jabones o neem) como última opción, rocíe temprano en la mañana o en la noche cuando la mayoría de las abejas están menos activas y evite rociar las flores para proteger a los polinizadores.

5. ¡Siembra un cultivo de cobertura! Los cultivos de cobertura enriquecen el suelo, combaten las malas hierbas y rompen el suelo compactado de forma natural. Los cultivos de cobertura también se pueden usar para crear un insectorio (un área dedicada que proporciona un hábitat para los insectos benéficos).

6. Compostaje. Reduzca los desechos de los vertederos mediante el compostaje de desechos de jardín y desechos de alimentos. Los restos de alimentos de origen vegetal y los desechos del jardín crean metano en un entorno de vertedero que, sin aprovechar, es un contaminante. Sin embargo, en su jardín, este material se puede convertir en abono orgánico, que es una gran enmienda para el suelo. Evite compostar cualquier material infestado de enfermedades o plagas.

Vea su jardín como un sistema vivo y, con el tiempo, aprenderá patrones en el hábitat de su jardín. Por ejemplo, es común ver insectos depredadores como las mariquitas que siguen rápidamente una afluencia de plagas como los pulgones. La jardinería de forma orgánica nos hace buscar un equilibrio en lugar de luchar por un espacio prístino y sin vida. Abracemos el principio japonés de la simplicidad y lo perfectamente imperfecto, llamado wabi-sabi, en el jardín y ¡disfrutemos del hermoso viaje!

Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.